Soles de otoño

A veces cuando tengo tiempo, me gusta ver el cielo, ...desde el lado de adentro, ser parte de la nada sideral. En ocasiones siento que los pajaritos me acarician la cara con respiros de colores.

Una vez, hasta me pareció que las nubes me convidaban algodón de frutilla pegajosa.

En mis delirios de grandeza, prefiero soñar que el viento me desparrama entre los adoquines, para devolverme en los otoños, o en esquinas de las plazas sin sombra, enredado entre suspiros.

...es en esos momentos, cuando me siento diminuto, y descubro infeliz, ...pero contento, ...infeliz pero alegre..., infeliz pero re feliz!

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.