Entre plantones y replanteos

La vida es a veces un mar, que no se deja navegar solo, que no somete ni condena que no perdona ni compromete las lunas llenas sin polo
Las noches pasan pozos de pisos en penas y excesos, parodias que pecan rezos, y pócimas que lejos de conjuros, rescatan lados oscuros en los rincones del sol.
Hay tardes en cambio, que son lagos, con grandes ínfulas de arroyo, que se pretenden meollos, que no se van ni se ven
Y a menudo en las mañanas me da por pensar la vida en reflexiones reflexivas de vetustos insolentes, en ópticas sin cabos ni lentes, mercaderes sin deriva, sin casa ni casino
... pero bueno, vivir no es para cualquiera y uno tan solo a veces... escribe para a ese tipo especial de gente que no existe hasta ese mismo momento en el que uno escribe.
Se produjo un error en este gadget.